"El poder del mensaje no se puede comprar"

imagen foto_marquesina.jpg

Bogotá, 14 de octubre del 2016. Algo más de 10 minutos bastaron para cambiar la historia digital y del cine de Chile. 'Historia de un oso' ganó el Oscar como Mejor Corto Animado en la versión 88 de los Premios de la Academia de este año. Un relato triste e inspirado en un pasaje familiar que ocurrió tras el golpe de estado que sufrió el país austral en 1973.

Su director, Gabriel Osorio, y la directora artística, Antonia Herrera, compartieron con el público de Colombia 4.0 los detalles de este hecho inédito, ya que fue la primera producción chilena en obtener la estatuilla dorada, la única nominada de Latinoamérica en esta categoría y competía contra Sanjay's Super Team, la cinta de Disney/Pixar que sobre el papel era la gran favorita. Inclusive para ellos mismos fue una sorpresa el galardón, por lo que apenas momentos previos a la entrega de su premio visualizaron las palabras que dirían en caso de ganar, como al final sucedió.

Sobre la producción, estos chilenos manifestaron que si hubieran tenido más presupuesto disponible, se habría hecho en menor tiempo. "Estaba programada para ocho meses y nos demoramos cuatro años. Tuvimos varias pausas para ocuparnos de otros proyectos. Artísticamente hubiera sido mejor, pero la historia y todo lo que es fundamental hubiera sido lo mismo", comentó Osorio, para quien lo importante de toda obra audiovisual es la historia. "Uno puede perdonar una animación muy mala solo si tiene una buena historia, pero no al revés. Una película puede tener la mejor técnica, pero si la historia es floja, la gente dejará de verla a la mitad".

Con un presupuesto de apenas US$40.000 dólares, en 'Historia de un oso' querían rescatar el trabajo a mano, las técnicas tradicionales de la animación y llevarlas a un mundo 3D, y esto en términos estéticos fue importante para el resultado final, ya que se vio distinto a otras producciones.

Aunque Osorio comentó que hoy le cambiaría muchos detalles técnicos al corto, indicó que "hay varias cosas que podrían ser mucho mejores, pero claro, uno hace lo que puede con el presupuesto del momento. La historia la dejaría igual, de pronto le agregaría uno que otro detalle, como algún chiste, algo para hacerla más liviana. Pero nos encanta la historia y la sentimos como si fuera un hijo más nuestro", afirmó.

Para la pareja, que comparte su vida desde hace 10 años y son padres de Bruno, este galardón marcó sus carreras y les cambió la vida en un montón de sentidos. "Para nosotros fue fama de un día para otro. Un día nadie nos conocía en la calle y al otro, todo el mundo nos saludaba en Santiago, nos tocaba las bocinas de los autos. Salíamos a la calle y nos reconocían. Fue muy extraño. Uno como animador está detrás de las cámaras haciendo los dibujos, no frente a ellas, como nos pasó".

Gabriel y Antonia, que son socios del estudio de animación Punkrobot en Santiago, afirmaron que el galardón les sirvió para consolidar su empresa y fue un gran espaldarazo para un trabajo que lleva ocho años, en una compañía que está en pleno ascenso. "No es fácil hacer una empresa de este tipo. Básicamente por presupuesto. La animación es cara, requiere de mucha gente, lleva tiempo y eso se traduce en mucho dinero", señaló Antonia.

Un gran futuro

Sobre la esencia del mensaje que compartieron en Colombia 4.0, el Director comentó que lo importante es tener claro el tema. "El mensaje de lo que uno entrega, ya sea en comic, cine o animación, es lo fundamental. Nosotros en Latinoamérica tenemos muchas historias diferentes a lo que están habituados en Hollywood, eso nos da una ventaja y lo deberíamos aprovechar para generar una industria consolidada de animación o cine", indicó Osorio, quien agregó que "tenemos muchas historias de diferentes culturas y hay una gran variedad que no ha sido explotada, que no se ha llevado al cine y creo que ahí está lo que debiéramos aprovechar, a mirarnos a nosotros mismos. El poder del mensaje no se puede comprar".

Antonia resaltó, además, que lo importante es el talento, que está por encima de la tecnología. Su compañero y socio destacó que es muy importante saber dibujar. "Es tener una propuesta de dibujo frente a los estándares tradicionales, ver el mundo de cierta manera. Creo que es algo fundamental para el animador, que va más allá de la técnica y de los computadores".

Con el premio de la Academia, el diseño y la animación se posicionaron. "Antes la gente no sabía que en Chile se hacía animación. Si le preguntabas a alguien en la calle decían 'aquí no pasa nada' y ahora todos lo saben gracias al Oscar, fue algo muy mediático, aparecimos en todas las portadas, en todas las revistas y fue increíble".

Gabriel ve como un plus todo el esfuerzo adicional que tuvieron para concluir la producción de 'Historia de un oso'. "Es una manera de decirle a toda la gente en Latinoamérica que, a pesar de no tener los presupuestos, se pueden hacer grandes cosas".

Logos: MinTic - Vive Digital - Todos por un nuevo País